Operaciones entre familiares. ¿Donación o compraventa?

En la actualidad, existen muchos casos en los que los padres quieren traspasar la propiedad de una vivienda a su hijo. Pero, ¿cuál es la mejor opción: la donación o la compraventa?

La diferencia entre donar o realizar una compraventa es principalmente monetaria: en la primera la entrega se hace de manera gratuita, mientras que en la segunda se debe pagar un precio.

  • Donación

En el caso de los padres, deben liquidar en el Impuesto de la Renta (IRPF) la correspondiente ganancia patrimonial, como si de una compraventa se tratase. Esto es así porque las donaciones tributan en la declaración de la renta. Y es el donante (los padres), no quien recibe la donación (los hijos), quien debe liquidarlo.

Los hijos deben pagar el Impuesto de Sucesiones y Donaciones (ISD). El importe depende de algunas variables como el valor del bien o la Comunidad Autónoma donde esté ubicado. Corresponde también al hijo el pago de la Plusvalía municipal, que depende de cada Ayuntamiento.

 

  • ¿Qué pasa si se hace una donación dineraria?

 

En los casos en los que los padres donan dinero al hijo para la compra de su vivienda habitual, los hijos deben pagar el Impuesto de Donaciones, que tiene importantes ventajas fiscales en función de la Comunidad Autónoma.

 

  • Compraventa

Los impuestos que deben pagar los vendedores (los padres) son similares a la donación: deben liquidar el IRPF pero, en este caso, deben asumir la plusvalía municipal.

Como en cualquier operación de compraventa, los compradores (los hijos) deben abonar el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP), un impuesto que también varía entre comunidades.

Importante: Al tratarse de una compraventa, debe existir una transferencia económica hacia los padres. No se puede donar “gratis” ni por un precio simbólico ya que toda vivienda tiene un valor mínimo a efectos fiscales y esto podría suponer una futura sanción de Hacienda

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest